Nasdaq
Último cierre:
11.164,450
Variación:
-0,21 % | -23,37

Sentimiento de la comunidad

a 1 semana

--

0 positivos 0 negativos

¿Cúal es tu sentimiento?

a 1 semana
sube baja
Manías , pánicos y cracks.
Compartir: Facebook meneame
 
pueblerino
Registro: 15/12/2007
Mensajes: 2640
Rank:302 (+0,00%)
Offline
Manías , pánicos y cracks.
07/06/2008 - 17:10

A QUE SE DEBEN LAS CRISIS?



En su clásico “Manías, pánicos y cracs” Charles Kindleberger afirma que una crisis financiera “es como las mujeres hermosas (en nuestra cultura): es difícil de definir, pero se la reconoce cuando se la encuentra” (Kindleberger, 1999. Página 22)

Una teoría básica de la crisis financiera puede resumirse como sigue: Las crisis son consecuencia de desequilibrios en el sector real de la economía y/o en la política fiscal, que se manifiestan en el sector financiero, en el tipo de cambio o en ambos a la vez. Esta teoría básica, que supone la imposibilidad de separar la órbita productiva y la órbita financia es desafiada, desde hace algunas décadas por un fenómeno inédito: el mercado financiero se expandió hasta un punto que, al menos durante algún período, puede tener una dinámica independiente del sector real.



Esto sucede cuando los operadores financieros actúan en base a percepciones o temores que no tienen mucho apoyo en la economía real, o siguen ciegamente las acciones de otros operadores a los que consideran mejor informados. A este último fenómeno se lo denomina “efecto manada”.



En estos casos los fenómenos financieros no sólo no surgen directamente de las condiciones de la economía real, sino que la afectan directamente. Como en el viejo dilema del huevo y la gallina, la causa primera queda oculta detrás de la complejidad del fenómeno. La capacidad del mercado financiero para moverse hasta cierto punto autónomamente se debe una combinación de factores: el mercado acumuló una masa de dinero lo suficientemente grande como para sacudir economías enteras con sus movimientos; la desregulación y liberalización de los mercados otorgó a esa masa de dinero la libertad suficiente como para moverse con pocas o ninguna traba a lo largo y lo ancho del mundo.



En la actualidad, uno de los intentos más difundidos para explicar una crisis financiera es el forjado por el economista estadounidense Hyman Minsky citado por Kindleberger (1991). El llamado esquema Minsky puede sintetizarse como sigue: Algún suceso provoca un estado de ánimo optimista y proclive a la inversión de riesgo. Ese suceso puede ser un descubrimiento tecnológico o de recursos naturales, las oportunidades de reconstrucción luego de una guerra o algún acontecimiento político o financiero.



En esas condiciones los inversores se entusiasman y se disponen a prestar su dinero. Ellos y otros se animan, además, a tomar deudas para encarar inversiones de riesgo. El crédito y la expansión monetaria aumentan. Los precios de los bienes, de los títulos y de las acciones siguen el mismo camino.

Progresivamente, se van incorporando a la ola de euforia nuevos participantes que tratan de participar de la plétora y del enriquecimiento de los demás. Es que, como señala Kindleberguer (1991), “no hay nada tan molesto para el bienestar y el buen juicio de una persona como ver a un amigo hacerse rico”.



Se produce entonces la primera fase del efecto de manada o rebaño. Atraídos por las expectativas de beneficios muchos toman créditos para invertirlos en la especulación. Cuando el crédito está disponible la falta de efectivo no es un obstáculo para alimentar la rueda de la fortuna.



La euforia se desata, según este planteo, por factores exógenos, por estímulos externos sobre un sistema que estaba “en reposo”. La expansión de los mercados puede recibir varias denominaciones: auge cuando se refiere a un crecimiento de los negocios o manía, cuando menciona el aspecto irracional de los especuladores, ilusos e incautos. Kindleberger (1991) admite que “Existen conexiones puramente psicológicas, como cuando la euforia o el pesimismo del inversor de un país contagia a los inversores de otros. El descenso de los precios los días 24 y 29 de octubre de 1929 y el 19 de octubre de 1987 fue prácticamente instantáneo en todos los mercados financieros, mucho más rápido de lo que podría haber sido a través del arbitraje, los cambios en las rentas, los flujos de capital o los movimientos de dinero”. (Página 37).



En estos casos aparecen tres paradojas puntualizadas por Kindelberger. Una es que los mercados bursátiles del mundo respondieron al unísono con la misma intensidad en los años veinte y en los ochenta, aunque el nivel de integración de principios del siglo XX era mucho menor que a fines del mismo. Otra es que los mercados tuvieron una conducta “internacionalizada” a pesar de que las acciones de nivel internacional que negocian son una proporción reducida del total. La tercera es que, debido a ese comportamiento, los inversores que buscaron diversificar sus riesgos invirtiendo en mercados diferentes no lo lograron.



En algún momento del auge, un grupo de inversores considera que la valorización de los títulos es muy elevada y decide concretar ganancias vendiendo los que tiene. Si los que venden no vuelven a entrar en el circuito especulativo para quedar atrapados en la caída, son los que obtienen las ganancias reales del auge.



En algún momento las expectativas cambian, a veces rápidamente, por factores exógenos como la quiebra de alguna empresa o banco importante, un cambio en algún aspecto del mercado internacional o de la situación política.



El sistema se encamina, entonces, hacia el precipicio con mayor fuerza y rapidez que en el ascenso. Los inversores venden, los precios caen precipitando las ventas de quienes quieren anticiparse a futuras caídas o necesitan liquidez para cancelar sus deudas, Los prestamistas entran en dificultades o quiebran.



Con una mirada poco piadosa, Walter Bagehot, fundador de The Economist y estudioso del sistema bancario de su tiempo describe el fenómeno como sigue:. “En determinadas épocas un montón de gente estúpida tiene un montón de estúpido dinero ...A intervalos el dinero de esas personas (el capital ciego del país, como lo llamamos) es particularmente dilatado e insaciable; busca ser devorado por alguien y se produce una ‘plétora’; encuentra a alguien y se produce una ‘especulación’; es devorado, y se produce el ‘pánico’”



Refiriéndose a los movimientos autogenerados de los mercados Paul Krugman opina: “Cuando se trata de mercados financieros, los economistas, por razones comprensibles, dan importancia a la teoría de los ‘mercados eficientes’; se trata de una teoría que atribuye todas las fluctuaciones de los precios financieros alas noticias sobre cuestiones fundamentales corrientes o que se esperan en el futuro”. Sin embargo, continúa Krugman, en muchos mercados, incluyendo en gran medida el mercado de divisas, esa teoría ha llegado a ser más o menos imposible de creer como descripción literal, porque los movimientos de los precios financieros muchas veces no pueden explicarse por cambios en las cuestiones fundamentales de la economía actual o futura. Entonces, sigue Krugman “¿No es mucho más razonable ver la totalidad del asunto como un caso de agentes de cambio que siguen una tendencia que ellos mismos habían creado? (Krugman, 1999.Página 14<img src= "/> .



Cuando, además, en los mercados existen tipos de cambio fijo, se crean las condiciones para que lo que denomina la “industria de los ataques especulativos” siga prosperando. El artículo se titula, significativamente, “Salvando el mundo para George Soros”.



¿Pueden las autoridades torcer el rumbo hacia la crisis?. Un ejemplo ilustrativo de la dinámica autónoma de los mercados lo dan las elucubraciones de Alan Greenspan en pleno auge bursátil de los noventa.

A fines de 1996 Greenspan estaba preocupado por el aumento de Wall Street porque temía que se produjera una caída que cortara el ascenso de la economía. Sabía que si manifestaba en público esa preocupación el mercado retrocedería, pero no sabía hasta que punto ni con qué consecuencias. Por otra parte, había comprobado que en algunas ocasiones una caída en la bolsa sólo provocaba un re acomodamiento momentáneo seguido de un nuevo período de auge. En diciembre de 1996 decidió actuar y, en un discurso pronunciado en una cena del American Enterprise Institute, se preguntó ¿Cómo sabemos cuando la exuberancia irracional ha incrementado el valor de las acciones?



Como estaba contemplado en una de sus previsiones, después de su discurso la bolsa cayó, pero al otro día se recuperó para seguir su marcha vigorosa. Una biografía de Greenspan relata la dificultad que tiene la autoridad monetaria para determinar que está sucediendo en el mercado y para modificar sus tendencias: “Por varios años, cuenta el periodista del Washington Post, Bob Woodward, Greenspan había sostenido el intento de los economistas de la Fed de construir modelos matemáticos computarizados que pudieran ofrecer algunas evidencias sobre el mercado de títulos. Se había hecho claro que dos cosas eran ciertas. Primero, no había modo racional de determinar si uno estaba en una burbuja cuando uno estaba en ella. La burbuja era predecible sólo después de que explotara” (Bob Woodward. Maestro, 2000. Página 217)



La burbuja explotó en 2001 con la caída de Wall Street y la más profunda del NASDAQ, donde cotizan las empresas nuevas de capital de riesgo. El índice industrial Dow Jones, que en la época de auge había pasado de 4.000 a fines de 1994, a 11.700 a mediados de 2000, cayó al mínimo de 7.300. A fines de 2004, estaba a 10.500.


 
mvvfc
Registro: 28/10/2004
Mensajes: 28005
Rank:221 (+0,00%)
Gracias Pueblerino
07/06/2008 - 17:23

como señala Kindleberguer (1991), “no hay nada tan molesto para el bienestar y el buen juicio de una persona como ver a un amigo hacerse rico”.



QUE VERDAD TAN GRANDE; QUE MALA ES LA ENVIDIA.



¿Pueden las autoridades torcer el rumbo hacia la crisis?. Un ejemplo ilustrativo de la dinámica autónoma de los mercados lo dan las elucubraciones de Alan Greenspan en pleno auge bursátil de los noventa.

A fines de 1996 Greenspan estaba preocupado por el aumento de Wall Street porque temía que se produjera una caída que cortara el ascenso de la economía. Sabía que si manifestaba en público esa preocupación el mercado retrocedería, pero no sabía hasta que punto ni con qué consecuencias. Por otra parte, había comprobado que en algunas ocasiones una caída en la bolsa sólo provocaba un re acomodamiento momentáneo seguido de un nuevo período de auge. En diciembre de 1996 decidió actuar y, en un discurso pronunciado en una cena del American Enterprise Institute, se preguntó ¿Cómo sabemos cuando la exuberancia irracional ha incrementado el valor de las acciones?



Como estaba contemplado en una de sus previsiones, después de su discurso la bolsa cayó, pero al otro día se recuperó para seguir su marcha vigorosa.



OJALÁ PUDIÉRAMOS SACAR UN SÍMIL DE LO REALIZADO POR JEAN CLAUDE.


 
Viceversa
Registro: 04/09/2007
Mensajes: 3446
Rank:281 (+0,00%)
Offline
Gracias!
07/06/2008 - 17:24

Hipotecas, créditos = caosssssssssss en los bancos

Subida del petróleo = no producción

No producción = despidos

Despidos=paro

Paro= inflacción

Inflacción= subida del precio del dinero

Subida del dinero = crisis





<img src= "/> <img src= "/> <img src= "/>



¿dónde vamos a llegar?


 
pueblerino
Registro: 15/12/2007
Mensajes: 2640
Rank:302 (+0,00%)
Offline
Re: Gracias!
07/06/2008 - 17:28

Viceversa dijo:
Hipotecas, créditos = caosssssssssss en los bancos

Subida del petróleo = no producción

No producción = despidos

Despidos=paro

Paro= inflacción

Inflacción= subida del precio del dinero

Subida del dinero = crisis



Viceversa dijo:


Consenso del mercado muy bajista = entonces el mercado subirá y mucho ( Ley del sentimiento contrario) Las manos fuertes ya estarán, tengo una ligera impresión de cuando será.

Un Saludo.


 
Inefable
Registro: 14/08/2007
Mensajes: 420
Rank:566 (+0,00%)
Offline
Re: Gracias!
07/06/2008 - 17:33

Consenso del mercado muy bajista = entonces el mercado subirá y mucho ( Ley del sentimiento contrario) Las manos fuertes ya estarán, tengo una ligera impresión de cuando será.

Un Saludo.[/quote]





Hola Pueblerino, ¿para cuándo calculas tú? Yo creo que esta misma semana.


 
pueblerino
Registro: 15/12/2007
Mensajes: 2640
Rank:302 (+0,00%)
Offline
Re: Gracias!
07/06/2008 - 17:37

Inefable dijo:
Consenso del mercado muy bajista = entonces el mercado subirá y mucho ( Ley del sentimiento contrario) Las manos fuertes ya estarán, tengo una ligera impresión de cuando será.

Un Saludo.





Hola Pueblerino, ¿para cuándo calculas tú? Yo creo que esta misma semana.

Agosto, tres meses antes de las elecciones U.S.A.


 
pueblerino
Registro: 15/12/2007
Mensajes: 2640
Rank:302 (+0,00%)
Offline
La Experiencia
07/06/2008 - 17:47

" La experiencia no consiste en las cosas que se han visto, sino en el número de cosas que se han reflexionado".


 
iureetdeiure
Registro: 28/02/2012
Mensajes: 1
Rank:6247 (+0,00%)
Offline
Consulta
28/02/2012 - 01:10
Hola quería saber si alguien me vende el libro, ya que no lo puedo conseguir; o en su defecto, si alguien sabe dónde puedo conseguirlo en formato digital.
Muchas gracias.

Saludos
Últimos temas sobre.. Nasdaq
No hay temas disponibles
Usuarios TOP
jatope 1 sentimientos
+50,07%
Último sentimientoupFaes Farma a 3 meses
pacheco49 1 sentimientos
+41,82%
Último sentimientoupDEOLEO S.A. a 12 meses
jordi0765 1 sentimientos
+29,09%
Último sentimientoupSP 500 a 12 meses
zanganon 2 sentimientos
+26,39%
Último sentimientoupBanco Popular a 12 meses
canaleja 1 sentimientos
+26,25%
Último sentimientoupBanco Santander a 3 meses